¿Cómo terminar la convivencia con un roommate?

Ya pasaron la etapa de luna de miel, y la cosas comienzan a ponerse serias. Al parecer discuten más de los que solían y los pequeños detalles comienzan a ponerles los pelos de punta. Quizás es tiempo de terminar la relación. No, no con esa persona especial, sino con tu roommate.

Hablando en serio, existe una serie de razones por la que la convivencia con un roommate o compañero de cuarto podría “terminar”. Puede que realmente no sean compatibles, o quizás tomaste la decisión de mudarte con tu pareja. O, incluso puede ser que uno de los dos gane más dinero ahora y está listo para alzar vuelo y vivir por su cuenta.

Cualquier sea el caso, terminar con tu roommate puede ser muy complicado. No querrás que ninguno salga lastimado. Afortunadamente, si no estás listo para dejar de vivir él, en Ciudaris, inmobiliaria en Lima, estamos aquí para ayudarte. Echa un vistazo a estos consejos para llevar a cabo esa difícil conversación de la mejor manera.

1. Reflexionar sobre ello

Antes que nada, si piensas dejar de vivir con tu roommate debido a problemas de compatibilidad, no te apresures mucho en tomar la decisión. Si aun no lo has hecho, intenta abordar tus problemas con él y mira si eso podría ayudar a resolverlos.

Si es porque nunca lava los platos o tira sus medias sucias por todos lados, puede que llegues a una solución- Además, encontrar un nuevo lugar dónde vivir toma mucho tiempo, energía y (usualmente) dinero, en el caso de que no seas el propietario del departamento donde viven. De modo que no puede ser la mejor forma de lidiar con el problema, sobre todo si son amigos. Puede haber malos sentimientos entre ustedes. Si eres positivo, pero quieres dejar de vivir con tu roommate, continúa leyendo para saber cómo hacerlo.

2. Elegir el momento oportuno

Existen dos aspectos que indican cuando es el momento adecuado para tener “la conversación” con tu roommate. Primero, tú y tu compañero de cuarto deben tener mucho tiempo para sentarse y hablar. No comiencen la discusión cinco minutos antes de que alguno de los dos tenga que irse al trabajo, o salir.

Pregunta por adelantado cuándo tienen tiempo para hablar y trata de no hacerlo por sorpresa. Dile que es sobre la convivencia entre ustedes o de tus planes a futuro.

El segundo aspecto es dar aviso con mucha anticipación la decisión que planean tomar. Ambos necesitarán tiempo para adaptarse, resolver su situación financiera y dividir sus pertenencias, de manera que dicha discusión debe llevarse a cabo al menos algunas semanas antes de que alguno de los dos decidan partir.

3. Ser directo

No hay que irse por la tangente. Si vas a tener esa conversación, toma asiento y sé directo. Asimismo, evita comentar al respecto con amigos en común antes de poder hablar sobre el tema con tu roommate. Lo menos que quieres es que se entere de tu decisión por terceros y no de ti mismo.

4. Evitar las acusaciones

Hay que evitar hacer acusaciones durante la conversación si la razón es por problemas irresolubles (por ejemplo, si es porque nunca paga el alquiler a tiempo). Si crees que esto será difícil para ti, utiliza este consejo: Intenta hablar más en primera persona que en segunda.

Si crees que debes decirle las razones de porqué quieres mudarte o quieres que se mude, dilo directamente, pero sin utilizar un lenguaje conflictivo. Por ejemplo, oraciones como “tus hábitos de limpieza me molestan”, puede no ser una forma constructiva de decirlo. En su lugar puedes decir “es importante para mi tener un departamento limpio, de modo que no siento que seamos compañeros de cuarto compatibles”.

5. Dividir las cosas de forma justa

Una de las partes más difíciles sobre terminar con un roommate es dividir justamente las posesiones, en especial si ambos compraron muebles u otras cosas esenciales. Por qué crees que las parejas divorciadas pagan a los abogados para que repartan las cosas lo más razonable posible.

Siéntense y descubran qué resulta lo más conveniente. ¿Tu roommate se quedará con todo y te reembolsara? o te quedarás con el sofá y el con el televisor? La clave aquí es el acuerdo mutuo.

6. No perder contacto

Si te mudas o tu roommate se muda a otro lugar, pero en la misma ciudad, y si valoras su amistad, entonces esfuérzate por mantenerte en contacto. Si existe algunas asperezas luego de lo sucedido, invítalo a cenar o a salir a algún lugar y tomar algunas bebidas o pasar el rato.

Quizás la otra persona no se sienta cómoda preguntándote para salir, de modo que da el primer paso y toma las riendas del asunto. La tensión o momento incómodo desaparecerá una ves que ambos se den cuenta que su amistad no ha terminado, solo su convivencia.

Esperamos que este artículo sea de utilidad. Sin embargo, si tu y tu roommate no planean separarse nunca, pero están buscando un lugar dónde vivir, los invitamos a conocer nuestros departamentos en venta en Barranco. Nuestro proyecto Ser-K Barranco Club cuenta con viviendas ideales para su estilo de vida. Uno de ellos es Depa Reflex cuya distribución está diseñada para que tu y tu roommate tenga un lugar diseñado para ambos y con la comodidad que cada uno merece. En este modelo de departamento encontrarás todo lo necesario para vivir con comodidad e independencia gracias a sus habitaciones separadas. Para mayor información visita nuestra página de contacto

*Traducido y adaptado de Rent.com 

Pilar Núñez

Gerente de Marketing en Ciudaris.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest