Tips para decorar el cuarto de los pequeños

Los bebés y niños son especiales. Y sus habitaciones requieren una atención específica. Algunos consejos te ayudarán a crear el ambiente más adecuado a las necesidades de los pequeños.

Bienvenido bebé

Cuando vayas a comprar la cuna, el sillón de lactancia o la cómoda para el cuarto del bebé, evita escogerlos solo por lo bien que se vean, lleva las medidas de la habitación y elije los más apropiados. Al principio cuanto menos mobiliario haya, será mejor. Poco a poco podrás incorporar más cosas. Respecto a la pintura del techo y las paredes, los especialistas aconsejan el blanco, crema y colores claros, que favorezcan la creación de una atmósfera tranquila.

Eso también ayuda a generar el efecto de mayor amplitud. Y si deseas, puedes matizar esa claridad con una franja azul o detalles de ese color. Así, además, estimularás la vista del bebé pues el contraste entre claros y oscuros atrapa su atención.

La iluminación en el departamento es un asunto delicado, en especial si se trata del cuarto de los bebés. Las cortinas de la habitación del bebé deberán ser de un material y grosor que permita reducir la intensidad de la luz y facilitar el descanso del chiquitín. En cuanto a iluminación artificial, son necesarias una luz central en el techo y una lámpara con un foco de bajo voltaje para atender al bebé por la noche sin molestar su descanso. La saturación de elementos decorativos es una tentación que es preciso esquivar. Son suficientes dos o tres cuadros medianos con motivos infantiles o pequeñas estrellas, burbujas o animalitos pintados en la pared.

Durante los primeros años es conveniente mantener la disposición y decoración del cuarto. Si quieres hacer alguna modificación procura que sea mínima pues los bebés y los niños entre dos y cinco años adoran la seguridad de lo conocido, la familiaridad de las rutinas, por lo que se incomodan con cambios bruscos. Conforme vayan creciendo ellos mismos tomarán la iniciativa para reorganizar y redecorar su cuarto con mucha frecuencia.

A medida que van creciendo…

Juguetes, libros, ropa, artículos deportivos y un sinfín de cosas más suelen abarrotar el cuarto de niños y adolescentes. Mantener el orden allí puede parecer una misión imposible, pero algunos métodos te ayudarán a evitar que esos espacios se parezcan a un campo de batalla.

Las camas con cajones debajo son perfectas para habitaciones pequeñas, ya que permiten aprovechar un espacio que casi siempre se desperdicia. Escritorios plegables o un taburete que se transforme en una mesa con solo voltear el asiento también colaboran a ahorrar espacio.

Mantener el orden es una medida clave, pues un cuarto ordenado, no solo se ve mejor, también parece más grande. Los cajones, repisas, estantes con muchas divisiones y otros muebles serán tus mejores aliados en esa tarea. Una alternativa para hacer que los peluches dejen de estar regados por todo el cuarto es colgar la colección completa con ganchos de plástico en una cuerda puesta en la pared, igual que la ropa en el tendedero.

También resulta útil colgar en la pared organizadores de tela, esos que tienen una especie de bolsillo para guardar diferentes cosas. Y como las telas de los bolsillos suelen ser una malla o transparentes, facilitarán que los pequeños encuentren sus cosas y no tengan que poner el cuarto patas arriba para hallar su carrito preferido o su varita de hada madrina.

Si ya estás cansado o cansada de recoger la ropa y los zapatos que tus hijos dejan tirados en cualquier parte de su cuarto, pon la zapatera cerca de la puerta y coloca percheros de colores o formas llamativas a una altura que ellos puedan alcanzar. Asimismo, verifica que los cajones y las puertas de los muebles puedan ser manipulados por sus pequeñas manos sin esfuerzos, de lo contrario se les dificultará la tarea guardar sus cosas. Y para aprovechar mejor estantes y repisas, coloca las cosas que más usa en los niveles inferiores.

Una manera de comprometer a los pequeños con el orden de su habitación es poniendo etiquetas con nombres o imágenes a cada cajón, canasta, caja o estante. Prémialo con una estrellita u otra recompensa si guarda las cosas en su lugar. Así ordenar puede parecerse a un juego. En cuanto a los colores y la iluminación de estas habitaciones, se aplican los consejos que hemos visto en números anteriores de Ser: pintarlas de colores claros para que se vean más amplias. Los tonos pastel (celeste, rosa, verde claro o lila) son perfectos y les encantan a los chicos. Las paredes pueden tener detalles de diseño, cuadros medianos y, por supuesto, pósteres, pero recuerda no saturarlas. Tanto para el orden y la decoración de su cuarto, deberás involucrar a los niños. Asignarle tareas específicas según su edad, facilitará que ayuden a ordenar. Para la decoración deberás escuchar sus opiniones, dejar que hagan propuestas, evaluar juntos diferentes opciones, explicarles por qué ciertas cosas no resultan posibles y llegar a acuerdos para que el resultado deje satisfechos tanto a ellos como a ti.

Si en tus planes de inversión está adquirir una vivienda, entonces te invitamos a conocer más sobre nuestros departamentos en venta en San Miguel, ubicado en un distrito que no solo te ofrece comercio y diversión, sino cercanía a diversas áreas verde así como al mar. Nuestro proyecto llamado Liberpark te ofrece la oportunidad no solo de vivir en un buen distrito sino también está ubicado frente del parque, lo cual permitirá que tú y tu familia, o compañero de cuarto, vivan cerca de la naturaleza, pero sin alejarse de las comodidades y accesibilidad de la ciudad. Para mayor información, no dude en comunicarse a través de los comentarios o escribiéndonos a nuestro formulario de contactoVisita nuestra caseta de venta en av. Universitaria 620 – San Miguel.

Pilar Núñez

Gerente de Marketing en Ciudaris.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest