Tips para organizar el horario de los niños

En la actualidad, el día a día de los niños y niñas es más agitado que de costumbre. Ya no solo se trata de ir al colegio y hacer los deberes. Ahora, los chicos suelen realizar actividades extracurriculares después del colegio. Debido a esto, llegan más tarde a la casa, con menos tiempo para hacer las tareas del día. Por eso, Ciudaris Agencia Inmobiliario te brinda consejos para que, junto con tus hijos, puedas organizar el horario a seguir todos los días.

Tiempo de aprender

Comiencen la mañana con tiempo suficiente para asearse, vestirse y desayunar. En las primeras horas de la mañana el tiempo vuela y verás que sin darte cuenta habrá llegado el momento de partir al nido o al colegio.

Al regresar a casa, deben cambiarse y almorzar. Después procura que descansen al menos veinte minutos, aunque no es necesario que hagan siesta. Es importante que el horario de los chicos sea, en la medida de lo posible, compatible con el tuyo y el de tu pareja. Si, por ejemplo, trabajas y llegas a las seis de la tarde, el momento para hacer las tareas podría ser a las siete. Así ellos tendrán una adecuada supervisión. En ese caso, se podría matricular al niño en actividades artísticas o deportivas que se desarrollen en las tardes. Cuando los niños se queden en casa con los abuelos u otros cuidadores el momento de las tareas podría ser luego del descanso posterior al almuerzo.

Lo importante es fijar horarios para cumplir todos los días sus diferentes actividades. Para los deberes escolares, media hora será suficiente cuando tengas niños menores de siete años y alrededor de una hora si son mayores. Estos últimos pueden descansar cinco minutos cada vez que terminen la tarea de un curso. Los más pequeños necesitan un control constante para hacer bien sus deberes y conforme vayan creciendo irán adquiriendo mayor autonomía, aunque siempre será preciso que un adulto compruebe que las obligaciones se hayan cumplido apropiadamente. Un consejo para los padres: no se pongan demasiado serios o estrictos, señalen los errores de sus hijos con una sonrisa, incentívenlos a superarse, desafíenlos. Así, las tareas puede resultar una actividad estimulante.

Más allá del estudio

Después de las tareas se imponen unos minutos para relajarse un poco, a manera de recompensa. Llegó el momento de jugar o escuchar música. Y si no es muy tarde, incluso pueden dar un breve paseo por el parque. La televisión también es una alternativa, siempre que un adulto elija programas adecuados y limite el tiempo frente a la pantalla a una hora al día como máximo.

Estudiar no exceptúa a los niños de colaborar con las tareas de la casa. Los más pequeños pueden comenzar ordenando sus juguetes y los más grandes deberán tender su cama, limpiar su cuarto, darle de comer a la mascota y cumplir otros encargos. Si tienes varios hijos diseña un esquema de rotaciones, ya sea diario o semanal, para ciertas actividades como ayudar a lavar los platos, sacar la basura o pasear al perro. Así, los chicos aprenderán a hacer de todo.

También deberá haber espacio para deportes, clases de arte o estudiar idiomas. Sin embargo, evita una sobrecarga de obligaciones, pues los niños también se estresan y esa situación puede afectar su estado de ánimo, así como su rendimiento escolar. Si bien los horarios ayudan a la organización familiar, deben tener la flexibilidad necesaria en ocasiones especiales como un cumpleaños o alguna celebración familiar. Los fines de semana será necesario variar para incluir más actividades recreativas como salir a pasear, ir al cine o visitar a los primos. La hora de dormir no es negociable. Los niños deben descansar ocho horas continuas y los más chiquitines, al menos nueve. El descanso es clave para que al día siguiente tengan la energía suficiente para levantarse con buen ánimo, atender las clases, adquirir conocimientos y realizar sus demás actividades. Los especialistas recomiendan crear una especie de ritual para ir a dormir, que cada noche repita las mismas acciones en un orden inalterable. Por ejemplo, ponerse el pijama, lavarse los dientes, dar las buenas noches a la familia, ir a la cama y leer un cuento.

Múltiples ventajas

La idea de establecer una organización clara y permanente no solo busca que cumplan sus obligaciones académicas y hogareñas. Tan importante como lo anterior es que desarrollen hábitos como la responsabilidad, el orden o la voluntad de trabajo. Esas costumbres les serán muy útiles el resto de su vida. La principal ventaja de establecer un horario es que evitarás discusiones y explicaciones todos los días. Cada integrante de la familia debe conocer cuáles son sus responsabilidades y cuándo cumplirlas. Además, saber qué se espera de ellos, brinda a los pequeños una sensación de estabilidad. Antes de que el horario entre en vigencia, sí es válido dar las explicaciones correspondientes. El baño es antes de la cena para tener una buena digestión. Las actividades físicas diarias te ayudarán a que crecer más. Dormir a la hora señalada facilitará que descanses bien y aprendas más.

No olvides que Ciudaris pone a tu disposición una diversas opciones de proyectos inmobiliarios en Lima y provincia. Es así como puedes conocer más sobre nuestros departamentos en venta en Chiclayo, No dejes pasar la oportunidad de vivir en un club residencial, la Residencial Santa Elvira cuenta con un parque interior con un hermoso diseño paisajista y áreas comunes amobladas, y está ubicado a 5 min. de los centros comerciales de la ciudad. Para mayor información sobre este y otros proyectos puedes solicitar información en los comentarios o escríbenos a nuestro formulario de contacto.

Ciudaris Inmobiliaria

Empresa inmobiliaria líder del mercado con más de 20 años de trayectoria y más de 25 proyectos de viviendas realizadas en diversos distritos de Lima y provincias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest