Conoce los tipos de inversión inmobiliaria

En algún punto de nuestras vidas, todos buscamos una forma de conseguir la ansiada independencia financiera. Para ello, existen muchos caminos diferentes; sin embargo hay una actividad que puede darte justo lo que necesitas: la inversión inmobiliaria. Es casi tan simple como adquirir un departamento en Jesús María, San Miguel o cualquier otro distrito.

Por ello, en el siguiente artículo te mostraremos tipos de inversión inmobiliaria de entre los que puedes elegir.

1.- Invertir en inmuebles para vender

Existen muchas formas de empezar a invertir en inmuebles, pero como una primera alternativa tienes la opción de comprar una propiedad para venderla. Se trata de la alternativa más simple y rápida, perfecta para quienes no quieren o no pueden destinar mucho de su tiempo libre a esta actividad.

¿Cómo funciona?

Es muy sencillo. Primero, el inversionista identifica un inmueble que posea ciertas características ventajosas. Luego, lo adquiere a un precio determinado, pero se enfoca en las tareas de reparación y mantenimiento (en caso de tratarse de un departamento de segundo uso) o tareas de equipamiento y amueblamiento (si es de estreno).

Por medio de aquellas medidas, el inversionista se encarga de incrementar el atractivo de la propiedad en el mercado y, por lo tanto, su valor. Como consecuencia, el inmueble será vendido a un precio mayor al que se adquirió originalmente y sin demasiado esfuerzo o atención.

Sus beneficios

Como primer beneficio, no demanda la presencia constante del inversor, quien puede enfocarse en buscar y refaccionar su siguiente propiedad. Por ello, quienes ya poseen un empleo y no tienen mucho tiempo libre usualmente seleccionan esta actividad.

Otra ventaja es que se trata de una modalidad que te brinda réditos en el corto plazo. El monto a emplear puede ser importante, pero recuperas la inversión rápidamente. Aquella libertad es lo que resulta atractivo para muchas personas.

Sus desventajas

Si bien no se debe esperar mucho para recuperar lo invertido, los ingresos podrían no ser tan grandes como la siguiente opción en la lista. Especialmente si se tiene en cuenta el largo plazo.

2.- Invertir en inmuebles para alquilar

Sí, la alternativa anterior te plantea beneficios muy atractivos; sin embargo, es posible que la modalidad de inversión inmobiliaria más extendida sea la de comprar una propiedad y alquilarla. De esta manera, obtienes una fuente constante de ingresos que se extenderán a lo largo del tiempo.

¿Cómo funciona?

En muchos sentidos, se trata de la alternativa opuesta a la anterior y requiere un poco más de trabajo. De acuerdo a su funcionamiento, esta modalidad se subdivide en dos tipos principales:

Alquiler directo del inmueble

Primero, el inversor selecciona un inmueble con características atractivas y lo adquiere. Es importante resaltar que, al tratarse de la renta de propiedades, lo más recomendable es seleccionar un departamento que se encuentre cerca de centros educativos (como institutos o universidades) o complejos de oficinas y centros financieros.

El motivo detrás de aquella medida es que la ubicación de esos inmuebles te proveerá de una fuente constante de personas interesadas en vivir en las inmediaciones de su centro de trabajo o de estudios.

Luego, se anuncia que el departamento se encuentra en alquiler. Una vez se consigue un inquilino, el trabajo pasa a una segunda fase: la de arrendador. Tendrás que hacerte cargo de las tareas de mantenimiento del inmueble, reparaciones cuando ocurran desperfectos, inspección de que la propiedad no se dañe y cobranza de la renta.

Alquiler directo por plataformas online

Esta es una modalidad popularizada por plataformas de alojamiento online como AirBnB, Booking o Couchsurfing. Primero, el inversionista adquiere el inmueble. En este caso, tu público serán las personas que buscan llegar a vacacionar y desean una experiencia directa en la zona en lugar de una fría suite de hotel.

Por ello, el inmueble que selecciones debe ubicarse en o cerca de un vecindario turístico o que tenga atractivos. Luego, antes de rentarlo, es necesario amoblarlo por completo y añadirle todas las características que lo hagan acogedor y agradable para el público.

Finalmente, se sube el departamento a la plataforma para que las personas interesadas en llegar hasta aquel lugar valoren tu propuesta. Es necesario recordar que las mismas tareas de mantenimiento, inspección y cobranza por el inmueble también las suele realizar el propietario.

Sus beneficios

Sin lugar a duda, la principal ventaja que la hace tan popular al invertir en bienes raíces son los ingresos que genera a largo plazo. Esta modalidad te ofrece una fuente de ingresos casi permanente. Además, si has seleccionado una buena ubicación, el valor de la propiedad podría incrementarse gracias a la apreciación inmobiliaria y, con él, también las ganancias.

Sus desventajas

La principal desventaja es que obliga a las personas a mantenerse al tanto y responder rápidamente a las necesidades del inquilino. Los imprevistos son comunes y la actividad consume bastante tiempo. Es por eso que muchos optan por delegar las tareas de gestión del inmueble a otra persona.

Ahora conoces los principales tipos de inversiones inmobiliarias. ¿Cuál te parece la más atractiva? Selecciona la que mejor encaje contigo y empieza tu camino hacia la independencia financiera.

Empezar a invertir en inmuebles es siempre una decisión importante. Si quieres iniciar de la mejor forma, te invitamos a invertir con Ciudaris. Te ofrecemos opciones de inversión de renta fija y variable. Ponte en contacto con nosotros y te responderemos a la brevedad.

Ciudaris Inmobiliaria

Empresa inmobiliaria líder del mercado con más de 20 años de trayectoria y más de 25 proyectos de viviendas realizadas en diversos distritos de Lima y provincias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest